Cap 6.1.2Cap 6.1.4

6.1.3 Las diferencias de altura en la superficie del mar.

La superficie del mar no es plana, tiene diferencias de altura de uno a dos metros, que se reflejan en la circulación de las corrientes superficiales. Lo anterior está ligado a la noción de topografía dinámica.

En efecto, el agua que se acumula en el centro de los giros de corrientes produce elevaciones que pueden sobrepasar el metro. Estos apilamientos afectan las primeras centenas de metros del agua (1000 m) y reposan sobre las capas de agua más profundas y frías. Las diferencias de altura de la superficie del mar (topografía dinámica), también dependen de las variaciones de la densidad del agua, así el agua más cálida y poco salina es más dilatada y más elevada en superficie. La elevación del agua es más importante en el Pacífico norte que en el Atlántico norte donde el agua es más salada.

Por otra parte, si el océano fuera homogéneo y se encontrara en reposo, el nivel del mar estaría sometido a una fuerza de gravedad constante. La superficie donde la fuerza de gravedad es de intensidad constante se conoce como geoide. Esta superficie es una esfera, aplanada en los polos. Las anomalías del geoide son abultamientos y depresiones que constituyen la topografía dinámica.

Así, la diferencia entre la superficie oceánica real y un geoide es la topografía dinámica.

La importancia de lo anterior en la circulación oceánica es evidente, los abultamientos de agua crean fuerzas horizontales en la dirección de la pendiente del agua que escurre de los lugares más altos a los más bajos. Sin embargo, como ya se señaló, el efecto de Coriolis desvía el sentido del flujo a la izquierda en el HS y a la derecha en el HN. El agua escurre no solo a lo largo de la pendiente de la topografía dinámica, sino que alrededor de los abultamientos. Por ejemplo como ocurre con la corriente del Golfo en Atlántico N; con la corriente de Kuro Shio en el Pacífico N.

En un océano cerrado todo transporte de agua hacia el Norte, es compensado por un transporte hacia el Sur. Si no hay continente, la corriente da una vuelta a la tierra como ocurre a 50°S con la corriente Antártica circumpolar, con una dirección hacia el Este.

El efecto de Coriolis es muy débil en el Ecuador, por lo tanto los vientos alisios arrastran el agua en el sentido del viento y tienden a acumularse hacia el oeste. En el curso del desplazamiento, el agua se calienta y dilata. Aquí el nivel del mar es más alto, alrededor de 50 cm. Una parte de esta agua alimenta corrientes como Kuroshio y otra parte se devuelve en el sentido de la pendiente como una corrientes de retorno hacia el este o contracorriente.


Cap 6.1.2Cap 6.1.4