3.4 Densidad del agua de mar.

La densidad tiene gran significado en la circulación oceánica. Se expresa en gramos por centímetro cúbico. La densidad del agua depende fundamentalmente de la temperatura y la salinidad.

El agua pura (destilada) alcanza un máximo de densidad a 4ºc y es igual a 1. Por otra parte, cuando se agregan iones a un volumen fijo de agua su masa aumenta. Así, un aumento de salinidad produce un aumento en la densidad del agua, por lo tanto, como el agua de mar es una solución (contiene sales en disolución) es más densa.


Variación de la densidad con la salinidad

La salinidad también afecta la temperatura a la cual el agua de mar se congela; así, a medida que la salinidad aumenta se requiere una temperatura de congelación más baja. El punto de congelación disminuye regularmente de 0ºc en el agua pura a –1.9ºc en el agua salada a 35o/oo.


Variación del punto de congelación con la salinidad

La temperatura también afecta la densidad del agua de mar. Así, la densidad disminuye con el aumento de la temperatura y mientras más fría sea, el agua será más densa.


Variación de la densidad con la temperatura

La densidad del agua de mar de 35o/oo de salinidad es de 1.0267. Por convención se utiliza la denominación de "s t" para expresar los valores de densidad. Un valor sigma t expresa para 1 cm3 el número de miligramos que sobrepasa la unidad; en el caso señalado, el valor es de 26.7 s t.

Comparación cuantitativa del efecto en la densidad por cambios de temperatura y salinidad:

La importancia de la temperatura y la salinidad como factores que influencian la salinidad del agua, se puede remarcar al hacer una comparación cuantitativa del efecto en la densidad por cambios en la salinidad y la temperatura. De este modo, un cambio de salinidad de 1 o/oo tiene más efecto en la densidad que un cambio de 1ºc.

Por ejemplo:

La diferencia de densidad producida por un cambio de salinidad de 1o/oo es de 0.001 gr/cm3.

La diferencia de densidad producida por un cambio de temperatura de 1ºc, es entre 0.00005 y 0.00035 gr/cm3.

Sin embargo, cuando consideramos las aguas superficiales del océano como un todo, observamos que la temperatura es el factor más importante porque sus variaciones (entre –2 y 35ºc) son mucho mayores que las variaciones de salinidad (33o/oo a 37o/oo).