¿Por qué en la Antártida casi exclusivamente?

La mayor contaminación atmosférica con gases que destruyen la capa de ozono se produce en los países desarrollados, los que mayoritariamente se ubican en el hemisferio norte en América y Europa. También países como la ex URSS y China tienen altos índices de emisiones de gases contaminantes, especialmente por el tipo de combustible que utilizan y los procesos industriales que dominan.

Sin embargo, el agujero de la capa de ozono no se encuentra en ese hemisferio, sino que en el opuesto. En efecto, el agujero no se ubica sobre los países industrializados, culpables de las emisiones de gases nocivos para la capa de ozono, ni en torno a los países más populosos como India y China; por el contrario, se ubica en torno a los polos. Esto significa que los gases de las familias de los halones, los CFC y MeBr tienen la propiedad de viajar a través de la atmósfera a merced de la circulación general del planeta. Esto sólo es posible debido a la larga permanencia que tienen dichos productos sin alterarse, logrando así llegar a los polos.

 

Los científicos han descubierto que el frío extremo y las condiciones inusuales del tiempo atmosférico en el polo causan el agujero. Durante el invierno, una enorme masa de aire quieto muy frío se instala sobre el polo Sur. Las temperaturas caen dramáticamente; a nivel de superficie -40º es usual, mientras que en la atmósfera superior se hacen aún más frías, cayendo a niveles de -80ºC.

Normalmente en la atmósfera superior no hay cubierta de nubes en la capa de ozono. Sin embargo en el vórtice de los polos, especialmente en el hemisferio sur, se ha descubierto que un inusual tipo de nube, conocida como la "nube estratosférica polar", se puede formar en este frío extremo del invierno polar. Estas nubes, que están compuestas por partículas químicas congeladas, son las que aceleran el proceso de destrucción de ozono.

El agujero de ozono se hace mayor a fines del invierno y comienzos de primavera, cuando el aire polar está más frío. A medida que la primavera avanza, la temperatura del aire comienza a subir y el proceso de deterioro de la capa de ozono disminuye.

El Artico presenta un debilitamiento mínimo con respecto a la Antártica, ya que allí el invierno polar no es tan frío como el del polo sur. Esto se debe a que en el sur hay un continente helado de 14 millones de km2, capaz de contener una masa de hielo muy superior a la del Artico, que es solamente un conjunto de hielos flotantes polares. Sin embargo, pérdidas de ozono se han observado también en Canadá, Siberia y el norte de Europa.