Los gases de invernadero: CO2

El anhídrido carbónico es el gas de invernadero que más participa en el calentamiento global del planeta; contribuye con un 63% del total. Le sigue el metano con un 16%, los CFCs con 11%, los óxidos de nitrógeno con 5% y otros gases diversos, el resto.

El anhídrido carbónico es el gas que ha tenido el mayor incremento en la atmósfera. Actualmente aumenta a razón de 5% por década y se piensa que en los últimos 200 años se ha incrementado en un 25%. La primera causa es el uso masivo de petróleo, gas y carbón para satisfacer las demandas de fuentes energéticas de la sociedad moderna. La quema de combustibles fósiles libera anualmente alrededor de 20 billones de toneladas de ese gas a la atmósfera.

La deforestación también es una causa importante de dicho aumento; esto por los procesos de respiración animal y vegetal que liberan CO2. También contribuyen la materia orgánica, los volcanes y los incendios de bosques y praderas.

En forma natural, debiera mantenerse un equilibrio gracias a otros procesos, por ejemplo, la fotosíntesis mediante la cual se absorbe dicho gas de invernadero y se libera oxígeno. Pero, los procesos acelerados por el hombre liberan grandes cantidades de CO2 como es la quema de vastas regiones tropicales de bosques para su aprovechamiento en agricultura.

Los océanos y otros componentes de sus ecosistemas remueven aproximadamente la mitad del exceso de CO2 liberado por el hombre; es un gran reservorio que tiene la particularidad de absorber y liberar este gas.